Siempre he preferido hablar de lo que sé y de quien conozco

0
373

Por: Cecilio Mercedes Martínez.-

En esta ocasión, me toca hablar de alguien que conozco bien. Se trata del licenciado Luis Rodolfo Abinader Corona, nuestro presidente de la República.

Para comenzar quiero resaltar, que Luis Abinader es un hombre de principios. El libro de los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, dice que “Los principios son como un faro, que no se mueven”. Partiendo de esta consideración, podemos bien concluir, que Luis Abinader es un hombre de principios íntegros, porque hoy sigue siendo el mismo Luis, sin importarle ser el presidente de la república.

Conozco a Luis desde del 1985 cuando aún era él un adolescente y solía ir al hotel Villas Doradas de Playa Dorada, Puerto Plata, donde la familia Abinader tenía una villa y para la época, yo era el supervisor de recepción de dicho hotel.

Luego, al inicio de la década del 90, la relación con Luis, se estrechó mucho más porque la familia Abinader, había construido el hotel Sol de Plata en Sosúa-Cabarete y yo comenzaba como gerente general del hotel Casa Marina en Sosúa.

Eran los inicios del turismo masivo en el país y además de la administración de nuestros hoteles, teníamos que ocuparnos de los factores externos, que comenzaban a interferir negativamente en el desarrollo turístico de la región, especialmente sobre el orden, la limpieza y la seguridad. Para prevenir estos problemas, nos tocó liderar la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Sosúa y Cabarete, alternándonos la presidencia y vicepresidencia de esta institución por virios años. Estas experiencias podrían decir muchas cosas positivas del presidente de la república, pero tomaría mucho tiempo contarla.

En cambio, interiorizando en los valores de nuestro Partido Revolucionario Moderno (Honestidad, humildad, justicia, prudencia y respeto), encontré que tenían una gran correlación con la conducta del presidente, quien personifica estos valores del partido ejemplarmente en su accionar diario.

Veamos ¿Cómo se definen estos valores?:

La honestidad es hablar y actuar con sinceridad, no engañar, no robar, ni hacer trampa a los demás. (Este es uno de los valores del partido, que el presidente asume cabalmente, que no admite cuestionamiento alguno, ni siquiera de sus adversarios).

La humildad. La biblia dice que el humilde reconoce que todo lo bueno viene de Dios y vive con un corazón agradecido ante él. (El presidente Luis Abinader actúa en concordancia con su fe cristiana y, por lo tanto, es muy notable, que su humildad rebase los límites de su investidura presidencial).

La justicia se define como principio moral, que lleva a determinar que cada uno debe vivir honestamente. La justicia es rectitud, imparcialidad, equidad, neutralidad, ecuanimidad, objetividad, honradez, honestidad, probidad y razón. (En resumen, la justicia es un conjunto de principios morales, que adornan a nuestro presidente de la república.)

Prudencia, según la biblia, la prudencia es la virtud que dispone el espíritu a discernir en toda circunstancia nuestro verdadero bien y a elegir los medios para realizarlo. (Enjuiciando bien este valor, sin exageraciones podemos concluir que el presidente es tan prudente, que engendra la prudencia por su nivel de sensatez y moderación).

Respeto. El respeto un valor muy difundido y sostiene que, entre los individuos y entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz. (Es incuestionable que el presidente respeta a todas las personas por igual y especial a los niños y a los ancianos, a quienes les dispensa un respeto digno y empático. Sobre el respeto a las naciones, hemos visto como el presidente ha puesto a prueba el valor de la prudencia, poniendo su espíritu y el de sus colaboradores y al conjunto de naciones, a discernir para buscar las mejores soluciones, que permitan resolver el conflicto, creado deliberadamente, por sectores perniciosos de nuestro vecino país).

La biblia dice, que nada ocurre sin la intervención divina de Dios y como Dios no se equivoca, estoy convencido, que nos tenía a Luis Abinader reservado, para que fuera el presidente de la república por ocho años y lo hizo en el momento preciso, cuando el país necesitaba un presidente economista, con conocimiento de los problemas sociales, pero con principios y valores, para que pudiera administrar los recursos del estado con equidad, honestidad y la prudencia indispensable para lidiar con los problemas de estos tiempos difíciles.

Es bueno recordar que el presidente Luis Abinader, asumió la presidencia en plena pandemia del Covid-19, una situación de alcance global, nunca antes vivida por la humanidad contemporánea y apegado a la ciencia y en coordinación permanente con los expertos de la salud, el virus se pudo ir eliminando sistemáticamente, hasta llevar el país a ser uno de los primeros en librarse de esa mortal enfermedad.

Algo importante que tenemos que reconocer es que el presidente Luis Abinader, se caracteriza por no perder el tiempo y su energía, hablando de lo que sus antecesores no hicieron, vive enfocado día y noche en lo que él, como presidente tiene que hacer y lo hace con esmero, por el bienestar de todos los dominicanos.

Por todo esto es que el pueblo dominicano está convencido que:

Votar por Luis, es votar por el país

Dejanos tu opinión